Entrevista a la modelo Sandra BRG

Por  |  2 Comments

Sandra Borrego

Fotografía: Ricardo Caliban

Sandra BRG, una modelo que siempre revive de sus cenizas

y vuelve a la carga dando mucha guerra.

“La vehemencia, el carácter, la predisposición, la espontaneidad… Son palabras que me podrían describir aunque por contraposición, también soy una persona muy sensible y muy reflexiva”.

Esta modelo nacida en Madrid, donde actualmente vive, no tiene pelos en la lengua, algo que se transmite en la entrevista que nos concedió en exclusiva a la redacción de Lysmåler.

Como ella misma nos cuenta, estuvo en las filas de las agencias Group y Taffic durante un tiempo, pero en la actualidad trabaja de modo freelance, una vía que parece casi imposible si eres modelo. “No sé si me gustaría volver a pertenecer a alguna agencia, no me ha ido mal en este último tiempo como freelance. Mi enfoque laboral va por otros lares, desde hace mucho tiempo ya…” nos revela a Lysmåler.

Ha estudiado Empresariales y Administración y Dirección de Empresas, mientras posaba ante el objetivo de cientos de fotógrafos. 

sandra

Fotografía: Carlos Villarejo MUA & Hair: Santiago Carrasco

 

Lysmåler: Tus fotografías transmiten mucho carácter y fuerza. ¿Eres así también en tu vida real?

Sandra BRG: Siempre he sido una persona de grandes convicciones. Y más hoy en día. El mundo en el que vivimos afecta, o debería hacerlo, a las decisiones diarias de cada uno, a cómo plantearnos las cosas, a cómo ser mejores personas con nosotros mismos y con los demás. A cómo convivir con lo que compartimos de manera ineludible (la tierra, el aire, el agua, las plantas, los animales…). Si tenemos que convivir con todos los que somos en este planeta, habrá que hacerlo de un modo consciente, ¿no? De todos modos, también me considero muy polifacética en el mundo de la fotografía. Creo que, si rebuscas por ahí, aparezco en muchas fotos con un aire más dulce, no sólo soy una tía dura.

L: ¿Cómo ves el panorama del modelaje hoy en día en España? 

SB: Creo que siempre iremos a las espaldas de las grandes potencias mundiales, en todos los sentidos, no sólo en el mundo de la moda. Cuesta ser pioneros en algo aquí. Y en todo lo relacionado con el arte y el diseño, todavía más. Hay que salir fuera, ineludiblemente, para que, al volver, se te reconozca medianamente, aunque sea un ápice…  

L: Eres una modelo muy activa en las redes sociales defendiendo ideales, apoyando a colectivos e incluso mostrando tus propias opiniones pese a quien pese. ¿Crees que esto te beneficia y facilita las cosas o por el contrario es otra forma de demostrar tu carácter?

SB: Soy así. Soy una persona muy sensible, sobre todo, socialmente hablando. Me afecta lo que me rodea, creo en el equilibrio de las cosas, en una forma de vida consecuente. Por ejemplo, con los años, cada vez me cuesta más no implicarme de manera incluso inconsciente en todo lo relacionado con los animales. Creo que vivimos en un mundo en el que el hombre se ha convertido en un lobo para el hombre más que nunca,  pero con los animales y el medio ambiente, es una cacería absoluta, sin parangón. En otro orden de cosas, para con otros temas, intento relativizar todo lo que “me llega” de los medios de comunicación. Me horroriza poner las noticias en la TV y leer el periódico, pero sé que debo hacerlo. No me gusta dar la espalda a las cosas que pasan aquí, donde vivimos, en el mundo, aunque sepa que no puedo hacer una mierda para solucionar nada. Soy donante de sangre, de médula, colaboro en muchos teamings para protectoras de animales, quiero, de hecho, comenzar a colaborar en alguna de manera física y voluntaria para este próximo otoño, y también colaboro con muchas ONG’s económicamente. Hago lo que puedo, pero siempre siento que, entre todos, podríamos crear sinergias y llegar a mucho más, por eso reivindico y apoyo y difundo por las redes sociales, porque es el mejor y más efectivo modo de hacer que aquello que quieres que “oigan”, sea oído. 

Sí que te digo que, esto, más que beneficiarme laboralmente hablando, incluso me perjudica. A la gente no suele resultarle fácil posicionarse. A veces faltan muchas “narices” para elegir un bando, para defender un ideal, pues siempre tendrás detractores criticando, tergiversando, condenando. Hay que tratar de mantenerse en terreno neutral, pero yo ya estoy en otra liga, no quiero “ganarme” a nadie. Ya tengo una edad, unos ideales y unas metas en mente que no tienen nada que ver con este entorno.
SandraBorrego
Fotografía: Rafa Santos
L: Eres una modelo tatuada. ¿Esto es un punto a favor o en contra?
SB: Es un punto totalmente en contra, salvo si buscas dedicarte a la fotografía “alternativa”, que es como ha pasado a llamarse ahora el tipo de foto que se realiza tirando del colectivo de modelos tatuadas, con piercings, pelos de colores y cortes diferentes, etc… Todo lo que no sea una imagen aséptica, ecléctica, vaya. Sin embargo, paradójicamente, lleva un tiempo viéndose en las pasarelas internacionales y en campañas publicitarias de alto copete a modelos masculinos tatuados en más de un 50% de su cuerpo. Modelos masculinos con brazos y pecho absolutamente coloreados, por poner un ejemplo. Me fascina, desde luego, pero esto no es así para las modelos femeninas. Sigue vetándosenos. Y es muy triste. De todos modos, con cuenta-gotas, algo va desapareciendo este sesgo porque, precisamente, en mi página de Facebook, hace pocos días colgué una captura de pantalla de la fan-page de la firma Denny Rose en la que una modelo tatuada protagoniza, junto con otras modelos, la campaña de la nueva colección. Esa modelo tiene 3 grandes tatuajes en su brazo izquierdo (no sé si en más lugares, en la foto no se aprecian). Creo que, hace unos años, esto era impensable poder verlo. Yo dejé la moda y decidí tatuarme porque, en la vida, uno toma decisiones diariamente de todo tipo, y esta fue una de ellas, ni más importante, ni menos que las demás. Eso sí: nunca pensé volver a estar activa en este mundillo, pero la vida da muchas vueltas… 
L: ¿Qué opinas del mundillo TFCD? El punto de ayudar a fotógrafos amateur a hecho que el mercado sea más duro en cuanto al cobro?
SB: Respondiendo a tu primera pregunta, creo que el mundo del intercambio fotográfico beneficia en este entorno y en cualquier otro en la medida en que cada uno es responsable y consciente de su nivel. Apaños gratuitos los hay en todos los campos, no sólo en el de la fotografía. Está bien que se hagan intercambios fotográficos, siempre que a ambas partes favorezca dicho intercambio. En el momento en que una de las dos partes no se vea beneficiada… creo que deja de tener sentido. 

Por otra parte, no solo hay fotógrafos amateurs faltos de experiencia, sino también modelos, maquilladores, peluqueros… Aquí nadie nace sabiendo. El problema radica en lo que inicialmente comento cuando respondo a tu primera pregunta: diariamente, me encuentro en la tesitura de responder a varios mensajes donde se me ofrecen sesiones y trabajos fotográficos. Yo, primera y lógicamente, estudio la propuesta, compruebo el trabajo de la persona que me está escribiendo, y si me conviene y me beneficia, entramos en detalles. ¿Dónde comienza a complicarse el asunto? pues comienza en el momento en que ves que hay gente que no es fotógrafa, sino que tienen una cámara de fotos y, el trabajo que hacen, no está a la altura de lo que demanda el mercado o de lo que tú necesitas para tu portfolio. No sólo hay que saber disparar y usar los botones de una cámara, sino también tratar las fotografías. Y todavía hay más, que mucha gente se piensa que por procesar mucho una foto, el resultado será más profesional y admirado, y en absoluto es así, se trata también de saber elegir el momento de disparar, de elegir a la persona adecuada para ese trabajo, de que el equipo que hay trabajando, llegue a adecuarse paralelamente a la idea que se tiene en mente… No es tan fácil. Y hay que tener “ojo”. Eso que no se sabe explicar pero que se tiene o no se tiene…
Sandra Borrego
Fotografía: Alba García
L: ¿Cuáles son tus modelos referentes? ¿Y tus fotógrafos?
SB: Mis modelos referentes pertenecen, en su mayoría, a las “viejas” glorias de los 90, la época de las súper modelos. Cindy Crawford fue de mis musas. También Stephanie Seymour, Karen Mulder, Paulina Porizkova, Tatjana Patitz, Nadja Auermann, Yasmeen Ghauri… Ahora, el canon actual de belleza no es el que era antes, prefería esos cuerpos que evocaban a mujeres súper vitaminadas, pero si tengo que elegir, mis favoritas son Isabeli Fontana, Giséle Bünchen, Bianca Balti, Erin Wasson… 

En cuanto a fotografía, fui y sigo siendo muy fan de lo de antes: Helmut Newton, Bruce Webber, Steven Meisel, Mario Testino, Ellen Won Unwerth, Patrick Dermachelier… Pero también flipo con Mert & Marcus, por poner ejemplo de algo más actual.
Y hay mucha falta de autocrítica. Aquí ahora todo el mundo quiere cobrar, cualquiera da cursos y graba tutoriales. Todos son fotógrafos y modelos. Hay un intrusismo exacerbado en este mundo. ¿Pero esto por qué ocurre, en parte? Porque el amiguismo es el peor amigo de uno mismo; jamás serás imparcial contigo mismo ni con los de tu alrededor, siempre que tengas a tu “lado” a personas que no son imparciales contigo y te “alimentan” con adulaciones vacías sólo por ser tu amigo o colega. Dicho de un modo más resumido y contundente: el peloteo está servido, señores. Y las redes sociales fomentan esto de una forma descomunal. Si haces o te hacen una foto que no está a la altura, no te preocupes: tus “coleguitas” te dirán que “qué fotón” o “qué pibón estás hecho”, así que tú seguirás creyéndote merecedor de toda adulación posible, y claro, tú no vas a pagar a nadie cuando, qué narices, tendrían que pagarte a ti…
L: ¿Podrías contarnos alguna anécdota que merezca la pena ser contada en algún shooting?
SB: Una vez, tuve un trabajo que consistía en una editorial de moda en la que yo paseaba a unos preciosos perros. Antes de comenzar a preparar todo, jugué mucho con ellos para crear una atmósfera más familiar y, la hembra, al acariciarle la pancita, resultó tener unos bultos que, al tocárselos, parecían molestarles. No pude continuar con el trabajo porque decidí llevarla a un veterinario. Afortunadamente, eran quistes de grasa que podían diluirse solos, así que toda preocupación quedó sólo en un susto circunstancial, pero en ese momento, debido a conversaciones surgidas en el veterinario con los profesionales de allí, decidí vincularme más al mundo de los animales desde un punto de vista más colaborativo. No tenemos ni idea de los afables que son e indefensos que están… 
L: ¿Apuestas por diseñadores nacionales? ¿Alguno en particular?
SB: Apuesto por todo lo nacional y todo lo internacional, siempre que merezca la pena. Juan Vidal, Dolores Cortés, Sita Murt, por darte algunos nombres…
L: Y a nivel internacional ¿Cuáles son tus diseñadores favoritos?
SB: Carolina Herrera, Jil Sander y Calvin Klein, en cuanto a líneas y corte, siempre me han fascinado. Por otra parte, D&G, Gianni Versace y Roberto Cavalli me impactaron desde muy joven, con esas mujeres arrolladoras que parecían comerse el mundo. 
Sandra Borrego
Fotografía: Luís Española
L: En tu día a día, ¿cómo sueles vestir?, ¿qué no falta nunca en tu armario?
SB: Soy bastante cambiante. Hay un momento en que me siento más ecléctica, pero quizá, al día siguiente, me sienta más femenina y con ganas de tacones, por ponerte dos ejemplos. Mezclo estilos, prendas… Creo que soy muy versátil y dinámica en ese sentido. En mi armario nunca falta DE NADA! Tengo mucho de todo, aunque creo que tengo botines y cazadoras tipo “perfecto” para dos vidas más, jajaja. Las mujeres nunca tenemos suficiente ropa.
L: El concepto de modelo y poco inteligente ha sido un cliché durante mucho tiempo, ¿los tiempos han cambiado?
SB: Los tiempos han desfavorecido el terreno laboral en toda su dimensión. Eso es un hecho. Pero, particularmente, sí es verdad que la carrera de modelo empieza desde muy joven y, frecuentemente, muchas niñas dejan sus estudios básicos sin acabar para comenzar a viajar y a hacer castings. Puede ser que tengan una carrera fructífera, como ocurre muchas veces, y cuando dejen de dedicarse a ser modelos, tengan la suficiente solidez en este campo como para buscar un lugar en profesiones que pueden estar intrínsecamente relacionadas con la moda: muchas acaban siendo fotógrafas, bloggers, colaboran en revistas, o incluso diseñan sus propias líneas de ropa, complementos, etc. Pero puede ser también que la carrera no dure lo que uno espera y que, cuando quieras darte cuenta, estés sin trabajo y sin estudios acabados: desubicación total. Lo malo de estas profesiones es que se empiezan a muy temprana edad, cuando no se es adulto, cuando no se tiene ni idea del mundo y de la vida. Yo empecé a los 13 años. Decidí, sin embargo, acabar el colegio y compatibilizar luego esta profesión de modelo con mis estudios de FP (estudié 5 años de Secretariado Bilingüe). Me costó muchísimo porque no podía llevar al día las clases y los trabajos y exámenes. Pero preferí sacrificarme en ese momento, a quedarme luego “fuera de la onda”. 

Quiero atribuir lo de “modelo guapa pero tonta” a esta razón anterior, y no a otras cosas como a que a muchas “se les sube a la cabeza” tener buen físico, pues el físico, tanto antes como hoy día, te abre muchas puertas, y cuando no se sabe cómo encajar que te “doren la píldora” sólo por ser guapa 40 veces al día, igual hay gente que acaba volviéndose un poco estúpida. Pero esto también ocurre en el mundo de la música, del cine, del fútbol, etc., no solo pasa con las modelos. ¿Quién no conoce casos así de actores, cantantes o futbolistas que no llegan a tener 20 años y son medio idiotas (o idiotas enteros)? No es fácil mantener los pies en la tierra cuando la gente te “adora” por este tipo de virtudes. Aunque yo, a quien adoro es a un cirujano que salva vidas, qué quieres que te diga…
L: ¿Qué consejos darías a esas jóvenes que se inician en el modelaje?
SB: Que JAMÁS dejen sus estudios sin acabar. Al menos, los básicos. Nunca se sabe lo que te depara la vida. Yo acabé el colegio y la FP II mientras fui modelo, profesión que dejé a los 25 años de manera definitiva. Comencé, entonces, a estudiar en la universidad y a dedicarme a trabajar en el mundo de la empresa y de la gestión. No quise mantenerme en la moda por motivos que no vienen al caso, aunque ahora haya vuelto a trabajar en ella, de un modo menos “invasivo”.
sandra4
Fotografía: Alba García
L: ¿Cuáles son tus próximos proyectos? ¿Seguirás dando guerra?
SB: Mis próximos proyectos son intentar ser feliz cada día, mejorar como persona, poder elegir lo que hacer y lo que ser :) Y que aquello que haga, guste. ¿Sonreirás cuando veas mis próximos trabajos fotográficos?. Ésa es mi guerra. ¿Qué te parece?.
Por último, desde Lysmåler no nos queda otra que agradecer nuevamente a Sandra BRG que nos haya hablado sin pelos en la lengua sobre este mundo que tanto nos apasiona, al igual que nos haya contado algún que otro secreto personal.
En el siguiente número de la revista tendremos disponible una preciosa editorial con Sandra BRG que dará mucho que hablar, así que pronto más y mejor!!!
Sandra Borrego
Fotografía: Igor Vorobey MUA: Miquel Cristobal
Sandra Borrego
Fotografía: Alba García
Sandra Borrego
Fotografía: Rafa Santos
Fotografía: Carlos Villarejo MUA & Hair: Santiago Carrasco

2 Comentarios

  1. Marta

    09/09/2014 at 10:37 pm

    Impresionante!!, tú, eres mi mediana.

  2. Pingback: Lysmåler Magazine : Revista de inspiración para fotógrafos

Dinos qué te ha parecido

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *