Photofestival, 5 años al más alto nivel

Por  |  0 Comments
El pasado fin de semana se celebró en el Palacio de Congresos de Torremolinos (Málaga) la 5ª edición del festival de fotografía, Photofestival.

Fotos: Robe Rodríguez

Con cambio de ubicación debido al crecimiento del número de asistentes, ya que antes se realizaba en Mijas, el evento ha continuado con su línea versátil de aunar a grandes fotógrafos de distintas disciplinas y demostrar que tenemos arte y calidad para todos los gustos y para largo tiempo.
Presentado en colaboración con la delegación de Promoción Cultural del Consistorio de Torremolinos, Eduardo Jerez (Backstage Producciones Fotográficas) y Antonio Hurtado, artífices de este acontecimiento anual gestionado de manera genial, consiguieron llevar a los más de 400 aficionados por un recorrido fotográfico que iba “in crescendo” desde las jóvenes promesas como Pitu López o Rosie Hardy, pasando por la historia más reivindicativa mostrada por dos Señoras Fotógrafas de la categoría de Colita y Joana Biarnés, hasta la guinda que cerró el festival, Eugenio Recuenco.
Aún siendo estos puntos fuertes y de las mejores presentaciones que vivimos, el cartel rebosaba calidad.

photofestival16

 

Comenzó dos días antes con un taller de Javier Damlow (Street Photography), que repetía asistencia este año, sacando a la calle de Torremolinos a los casi 30 aficionados apuntados. Otros dos talleres sobre fotografía social e infantil con Juan Luis Limeres y Ana Cruz completaron la previa del acontecimiento. Ambos realizaron una exposición posterior dentro de la agenda del festival que completaron las dudas de los asistentes, que por cierto fueron inquisitoriales, para aprovechar bien su entrada.

Comienzo del festival

Nuria Lopez Lysmalermagazine.comEl viernes comenzó la fiesta. Juan Luis Limeres, Nuria López Torres,  Pitu López, Ana Cruz y Fernando Bayona abrieron el primer día sin paliativos. Pudimos disfrutar de unas fotografías sociales increíbles llenas de glamour, buen gusto y sencillez escondida que nos transportaron al Voge de los años 50. Galería Foto Estudio (Limeres y su mujer Lourdes) hacen que veamos sus imágenes como una disciplina totalmente distinta a la fotografía de bodas, sus blanco y negro son auténticas joyas y las composiciones son más representaciones del gran Henry Clarke que de una ceremonia tan ritual y, en ocasiones, aburrida.

La fotografía documental corrió a cargo de una mujer con enorme inquietud y de su trabajo “Sex and revolution in Cuba”. Con Nuria López Torres, comprobamos el discurso comprometido, controvertido y duro de la fotógrafa sobre la homosexualidad en Cuba. Nos ofreció también una panorámica sobre las Muxes, poco conocidas en nuestro país y que nos dejó con gran impacto.

Continuamos con el todoterreno de la fotocomposición Pitu López¹, una de las mejores ponencias que pudimos ver por su dinamismo y contenido. Hizo hincapié en la necesidad de tener capacidad de reacción frente a los problemas que pueden presentársenos y en el trabajo duro para despertar la creatividad que cada uno llevamos dentro. Una de las sorpresas del festival y un joven profesional al que seguirle la pista muy de cerca.

Pitu López

En esta misma dinámica, usando la fotografía como medio para contar historias terminó la jornada con Fernando Bayona.¹ Un escultor reconvertido a fotógrafo que deja sus imágenes abiertas, que trata temas oscuros y que sabe de su poder como narrador. Una ponencia realista y directa, llena de información no solo técnica en la que nos detalló la forma de realizar sus elaboradísimas imágenes, sino de cómo encontrar la inspiración en cualquier elemento, con cualquier sonido o en cualquier situación.

Platos fuertes para un sábado sin descanso

El sábado se las prometía tan intenso como el día anterior. Llegarían cabezas de cartel que revolucionaron el patio de butacas y el photocall, ya que los asistentes estaban ávidos de historias de las que se escriben con H mayúscula y que dejan el alma llena con esta aventura que es la fotografía.

Gonzaga Manso

Gonzaga Manso¹ nos dejó un sabor de boca dulce, suave, como quien está mirando a su hermano pequeño hacer algo grandioso y se siente orgulloso de su trabajo. Nos hizo partícipes de sus planos generales llenos de detalles, de sus decorados, del proceso creativo y de dejar que las cosas surjan en el estudio. Mención especial al momento de la foto del estanque con los dos abuelos fundidos en un abrazo inmortal… El conocer el porqué y el cómo se realizó llenó el auditorio de un suspiro general que dejó el camino allanado a la revolución de una de las mujeres más esperadas. Colita, que a sus 84 años no dejó que nadie pudiera dejar de sonreir mostrando su mejor “yo” en una entrevista muy personal y muy directa, nos lo contó “casi” todo, desde los inicios al ya tan mencionado Premio Nacional de Fotografía que rechazó (en realidad, rechazó ir a recogerlo a manos del exministro Wert). Hablar por los pasillos y poder hacernos un selfie con ella hizo las delicias de todos los que asistimos. “La fotografía es un arma“, nos comentaba “y otorga poder para dar a conocer a los jóvenes lo que ha pasado, ya que somos testigos privilegiados de la historia de España“. Ahora solo dispara en digital y “le importa un rábano a estas alturas el analógico sea en estos momentos el Santo Grial“. Genio y Figura.

Colita

 

El parón para comer nos dio aire para seguir con más. Chema Conesa, Rosie Hardy y Joana Biarnés, esperaban turno para llenarnos de nuevo de verdad y anécdotas que nos dejaron pegados al asiento.

El Retrato de Chema Conesa¹, gran exposición y con quien tuvimos tiempo de charlar después, nos dio de frente con el derecho a la imagen propia. A la opinión reveladora del fotógrafo, que frente a la persona a retratar, hace que nos conectemos con la imagen gracias al sentimiento que para cada cual ofrezcan aquellos personajes. En estos momentos el espectáculo ha superado a la realidad pero lo que no ha cambiado es que el reportero gráfico, a diferencia de la fotografía de retrato pactada, sigue tratando de recrear un cara a cara con su “modelo” para luego marcahrse sin dejar rastro.

Chema Conesa

 

Ver a Rosie Hardy en directo es como ver una película de teenagers, rebosante de cariño y jovialidad, en la que solo puedes disfrutar de su imaginación y del “por qué” de cada imagen. A nivel de retoque es verdad que nos dejó un poco fríos, pero su cercanía y el resultado final (que es lo que realmente cuenta) acababa siendo exquisito. Realizó una sesión en directo, contándonos sus aventuras en la playa del día anterior, presentándonos un retoque divertido, diferente, que finalizó en una imagen llena de sentimiento y un acabado de ensueño.

Joana Biarnés
De Joana Biarnés solo puedo decir que me fue imposible tomar notas. El respeto, el amor y la dignidad ante su profesión llenó el auditorio del Palacio de Congresos y anécdota tras anécdota, nos llevó a la última hora de la noche dándonos palmaditas para intentar ser valientes y seguir abriendo caminos, para otras mujeres o para el pago respetuoso del trabajo del sector gráfico. Tengo la sensación que fue la primera gruppie de la historia musical española, colándose en el avión y en el hotel de los Beatles, seguir a Raphael durante 7 años … para mí fue un descubrimiento, tanto a nivel profesional como personal.

Fin de fiesta por todo lo alto

Tengo que mencionar que Photofestival es antetodo, un encuentro de amigos, año tras año se reconocen entre el público caras conocidas y entre los ponentes se desgrana un buen rollo que se hace evidente en los pasillos y las firmas de libros. Fotógrafos de todas las edades y sectores se reúnen por 5° año consecutivo frente a un escenario ávidos de información e historias que les sirvan en su día a día. Visitantes como Rebeca Saray (quien ayudó a crear la primera edición y que mantiene un idilio con este festival y su ciudad) o Jesús Botaro, hacen que se note que quien viene la primera vez se engancha y acaba preparando la maleta para volver un año después.

 

Y con este buen rollismo nos despertó Miguel Trillo y su famosísimo trabajo sobre la juventud y las tribus urbanas. Es una “rara avis” de la foto española que ha mantenido su independencia ante todo, realizando el trabajo que más le ha gustado como un espíritu libre. Una personalidad de profesor despistado que demuestra una cercanía única para alguien que ha sido referente en la movida madrileña y sigue siendo sencillo en el trato de tú a tú. Para él no hay distancias cortas, sus planos son siempre centrados y buscando que sus fotografíados interactúen, se dejen querer por la cámara y representen el papel para el que se han estado esmerando tanto en su estilismo. Se nos quedó corta la propuesta de Trillo y al terminar el escenario se llenó de jóvenes y menos jóvenes para conocerle y comprar sus famosas postales.

Así llegamos a la guinda

Según la organización de Photofestival, conseguir que Recuenco¹ asistiera ha sido como un parto largo y difícil. Es uno de los mayores exponentes de la fotografía de moda y autor de nuestra generación y los compromisos y exposiciones hacen que cuadrar fechas sea puro encaje de bolillos (el día anterior cerró su última exposición en Berlín). De ahí que el auditorio estuviera lleno y que la expectación fuera tan grande.

Eugenio Recuenco
Repasó con nosotros su trabajo desde el año 2000 comparándolo con lo que se hacía en esos momentos, un ejercicio de autocrítica que demostró porqué él sigue donde está y de dónde viene su búsqueda de la experimentación. Su estilo es honesto, él busca en cada foto lo que tiene que ser y mantiene su planteamiento de no cambiar el fin para conseguir aquello que subyace, que supera a los modelos, al tiempo y a los estilismos. Aquello que hace que vaya evolucionando pensando en que ESTA es la última foto y cuando pase el tiempo siga siendo real, atemporal, que siga estando viva.

Photofestival “ES”

Asistir a Photofestival es una montaña rusa de emociones en la que al salir sólo quieres más y más. Los ponentes son siempre de excepción, no sólo fotográficamente hablando, si no que el trato cercano y la posibilidad de poder mostrarles los propios trabajos hace que la vuelta a casa sea un no parar de ganas de seguir trabajando y de seguir creando.

Esta quinta edición ha podido ser el momento en el que se asiente de manera definitiva en Torremolinos un evento, que lejos de “pretender ser“, ES una de las mejores citas anuales a las que asistir si de verdad amas esta profesión.

¹ Os emplazo al próximo número de lymaler magazine donde tuvimos la oportunidad de entrevistarles y hacer repaso a sus trayectorias.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dinos qué te ha parecido

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *